miércoles, 5 de diciembre de 2012

La Inteligencia social y el Conocimiento de las Personas

inteligencia social, conocer a las personas, comunicacion efectiva, relaciones humanas armoniosas
Estimad@ Lect@r,

La Inteligencia social nos permite, entre otras cosas, conocer a las personas; es decir, nos permite conocer cómo piensa, siente, actúa y reacciona un ser humano. Esto, a su vez, nos permite comprender a los que nos rodean y, con ello, comunicarnos efectiva y afectivamente así como desarrollar relaciones armoniosas y duraderas, tanto en el hogar como en el centro laboral, empresarial o escolar.

Muchas veces nos preguntamos por qué las personas de nuestro alrededor se comportan de una manera diferente a nosotros. ¿Te has hecho esta pregunta alguna vez?

Otras veces, sus reacciones son inesperadas, que incluso nos pueden parecer incongruentes, irracionales,…

Sin embargo, estas opiniones las creamos desde un punto de vista, el nuestro.

Para entender y comprender a los demás es preciso ponernos en sus zapatos, tener en cuenta su punto de vista, sus prioridades, intereses y necesidades, "su lenguaje".

Cada ser humano tiene un motor diferente. Según su tipo de motor, piensa, siente, actúa o reacciona de diferente forma.

Esa es la diversidad individual que nos rodea. Y a mayor inteligencia social, mejores relaciones humanas construimos.

Tanto parejas como padres, maestros, autoridades, empresarios, personas de negocios, etc., se benefician de adquirir el conocimiento de las personas y de desarrollar la inteligencia social.

Puedes escoger mejor a tu pareja, y si ya la tienes, puedes entenderla mejor, comunicarte efectivamente y vivir en armonía. ¡Cuantos divorcios se podrían evitar si desarrolláramos la inteligencia social conociendo a los demás!

Los padres podrán entender mejor a sus hijos y construir buenas relaciones con ellos y ayudarlos a ser felices y exitosos de adultos. ¡Cuántos más hombres de bien habrían en nuestra sociedad si incrementáramos nuestra inteligencia social conociendo a los demás!

Asimismo, los maestros, pueden ayudar mejor a sus alumnos a adquirir los conocimientos escolares y a convertirse en personas exitosas. ¡Cuánta menor deserción escolar habría si incrementáramos la inteligencia social conociendo a los demás!

¿Y qué podríamos decir de los empresarios así como de los trabajadores de una empresa o centro laboral? Definitivamente, tendríamos un ambiente de trabajo muy favorable, mayor entendimiento entre unos y otros y relaciones armoniosas. ¡Cuánta más producción habría si desarrolláramos la inteligencia social conociendo a los demás!

Por igual, el pueblo podría escoger mejor a sus autoridades, por un lado; y, por otro, ellas podrían tratar mejor las peticiones del pueblo y tener conversaciones más provechosas con sus representantes. ¡Cuánta menor violencia y/o guerras habría en el mundo si desarrolláramos la inteligencia social conociendo a los demás!

Y si eres dueño de un negocio, conocer a las personas te permite conocer mejor a tus clientes, atenderlos como ellos esperan y obtener así mayores ganancias. ¡Cuán mejor economía tendríamos si incrementáramos nuestra inteligencia social conociendo a los demás!

Por donde quiera que veamos, conocer a las personas es sumamente beneficioso y trascendental. Cuando tú conoces a las personas, eres capaz de hablarles en “su idioma”. Y al hablarles en su idioma, eres escuchado, percibido como alguien de valor, respetado y amado. Te conviertes en un Imán de atracción, te comunicas efectiva y afectivamente, desarrollas relaciones armoniosas y duraderas, contribuyes con la paz familiar, social y mundial.

Ahora bien, ¿Cómo conocer a las personas?

Existen varias maneras de conocer a las personas. En esta oportunidad mencionaré una de ellas.

Podemos conocer a las personas escuchándolas. Así es. Cuando tú escuchas a las personas puedes identificar sus prioridades, sus intereses y sus necesidades. Podrás reconocer que sus prioridades, intereses y necesidades algunas veces se parecen a las tuyas pero en la mayoría de los casos notarás que son diferentes. Es como si hablaran otro idioma. La clave de la comunicación y de las relaciones humanas armoniosas y duraderas es reconocer ese otro idioma y hablarlo.

De allí que aprender a conocer a los demás es como aprender una segunda lengua.

Por ejemplo, si tú hablas español y frente a tí hay una persona que habla chino. Si tú le hablas en español, ¿Crees que te pueda entender? ¡Claro que no! Pero si tú le hablas en chino, ella podrá entenderte y podrás comunicarte.

Ahora bien, si te has entrenado lo suficiente para hablar chino, tu comunicación será mucho mejor a que si apenas pronuncias unas cuantas palabras. Así como al aprender una segunda lengua, una vez que has aprendido a decir frases u oraciones puedes empezar a comunicarte, de la misma forma, una vez que empiezas a reconocer el discurso de los que te rodean, vas a poder hablarles en su idioma.

Pongamos un ejemplo.

Tu pareja es del tipo de persona que tiene como prioridad la familia. Es muy probable que siempre le escuches hablar de “la (su) familia”. Si prestas oídos a sus conversaciones, notarás que ese esa es su prioridad, por lo tanto ese es su idioma. Para comunicarte efectiva y afectivamente es preciso que tú le hables en ese idioma; es decir, le hables de su familia, tu familia, o la familia en general. Por ejemplo, planear unas vacaciones “en familia” le resultara atrayente y te prestará atención.

Pero que sucede si tú no descubres su idioma y le hablas en el tuyo, que, para nuestro ejemplo, es el “amor a la naturaleza”.

Tú quieres irte de vacaciones y planeas unas vacaciones “en el campo”. ¿Crees que a tu pareja le motive? ¡Claro que no!

Tú quieres irte de vacaciones. Él/ ella también quiere irse de vacaciones, pero… las prioridades son diferentes, el lenguaje es diferente, la motivación es diferente, no hay comunicación, no hay armonía. Están hablando en lenguajes diferentes. No hay entendimiento.

La solución: incrementar tu inteligencia social conociendo a las personas.

Tú decides planear unas vacaciones en el campo para disfrutar con la familia, buscas un lugar donde toda la familia puede participar (con lo cual satisfaces la prioridad, interés y necesidad de tu pareja) y al mismo tiempo un lugar donde puedas disfrutar de la naturaleza (con lo cual satisfaces tu propia prioridad.

Luego presentas a tu pareja la opción de tomar unas vacaciones para disfrutar “con la familia”.

Como mencioné anteriormente, al escuchar a los que te rodean puedes descubrir sus prioridades, intereses y necesidades, conocerlos e incrementar tu inteligencia social.

Existen diferentes tipos de personas. Cada una tiene un lenguaje diferente.

Te motivo a que empieces a adquirir el hábito de escuchar a los que te rodean. ¿De qué hablan? ¿Qué les motiva? ¿Cuál es su prioridad? ¿Qué palabras emplean?

En la siguiente publicación continuaré compartiendo contigo otras maneras de conocer a las personas y de incrementar tu inteligencia social.

Suscríbete al blog para que seas el/la primer@ en recibir esta información en tu buzón de correo electrónico.

A tu servicio siempre,
Fortuna.
Fundadora de Escuela de Prosperidad Shri Sama